Feb 1, 2008

auch.

Tengo un umbral al dolor ridículo.

Hace un ratito, poco antes de empezar el experimento, jalé algo con fuerza (tengo manos muuuuy ñangas) y me lastimé con la esquinita de la mesa. Me corté (una pequeña e insignificante cortadita) pero traía una bola horrible, como si me hubiera salido un tumor. Me dolía la manita pero como me dio pena porque todo el mundo vio el golpe tonto. (bueno, las dos almas que estaban aquí).

En fin. Estaba yo alegando con alguien que vio la mísera cortadititita que ocasionó mi tumor efímero y al último llegué a la conclusión que mis células (como yo) son unas exageradas.


2 comments:

Reggis FraPe said...

Bueno mi querida Kuru ya sabes lo que dicen.
"Si la vida te da la espalda, tócale el trasero"
Además esos golpecitos son los que duelen más , eso sin contar el orgullo.
Saludos

Kuruni said...

Tiene usted razón como siempre, jajaja.