Jun 12, 2008

De realidad y probables moralejas espiritualosas.**update**

Antecedentes:
Es una especie de tradición seguir al doctorado después de terminar maestría en la misma universidad-mismo laboratorio-mismo tutor. Es más fácil continuar con algo que hiciste dos años que empezar a estudiar algo nuevo.

Yo decidí que no quiero. Decidí que quiero otra cosa y también decidí cómo lo quiero. Para esto, ya estaba enviado un resumen a cierto congreso (desde hace un mes) y apalabrado el asunto de exponer mi trabajo de maestría. Antier, mi jefe se enteró de que no iba a continuar en el doctorado y me dijo que el proyecto (que es de donde se está sacando dinero para casi todo en el laboratorio) no podía darme dinero ya que yo en cuanto me gradúe dejo de ser estudiante. Me planteó varias posibilidades entre las cuales destaco: aplazar un poco mi graduación (porque para variar prácticamente lo experimental ya está y lo escrito ya casi, o sea, ¿si le hubiera flojeado tantito o mucho hubiera sido más fácil?), contratarme como asesor técnico por un par de meses... etc. Ayer, llegué dispuesta a hacer cualquier sacrificio porque sí quiero ir al dichoso congreso y el aplazar mi graduación no se me hacía tanto. (siempre y cuando ya estuviera libre para trabajar porque se termina la beca). Pues mi jefe se desdijo.
Quedó en que:
- Me gradúo en Julio puesto que ya terminé. Y la relación asesor-estudiante tantan.
- Y al laboratorio no le conviene pagar viáticos de alguien que ya no es estudiante. Entónces, como el cuando me dijo que si iba pensaba que iba a seguirla pues se desdijo.
(todo esto con el tono y palabras más polite y usando la mayor cantidad de eufemismos).

Por supuesto, como soy una nena me molesté. Y me frustré y chillé. (obviamente no de frente, sino que muy bonita y damita me fui a llorar al baño, salí tranquilita, bromée con mis compañeros, dije chistes y terminé - tan tarde como siempre- mi experimento de ayer).

La disyuntiva espiritualosa:

* Lo dejaré ir, porque no me tocaba, porque puedo hacer otras cosas para festejar mi graduación. Lo dejo ir y me gradúo y me largo y ya. Chinguesumadre.

*Me aferro, busco los medios necesarios (aunque sean los míos) y voy. Porque realmente me enorgullece presentar mi trabajo, y podría conocer a buenos prospectos para un doctorado donde sí valoren a los alumnos.

¿Qué me hará sentir mejor conmigo?

***Update***

Se llegó a un arreglo por así decirlo. Ya no digo nada más jojojo. Pero ya la relación de trabajo es mejor y más tranquilos todos.


2 comments:

el charo said...

yo trataría de ir al congreso.

Sara said...

Estimada Kuruni:

Antes que nada buenos dias.

Sirva la presente para darles unos muy efusivos animos...

osea...

en otras palabras....

a pelear carajooooooo!!!!

yo digo opcion dos! si tienes el animo y la determinacion (que se nota que si) pues a luchar! que los demas se vayan a lavar esos lugares oscuros tan alejados de la luz y punto.

pa' lante es pa' lla y si no la aprecian alli pues ni modo quienes pierden son ellos! y les saca la lengua :P

que tal? mi plan es maravilloso no? jejeje

saludos niña Kuru :P